fbpx

Escribe para buscar

Deudas Slider

Ley de Insolvencia para Personas Naturales: lo que debes saber

La ley de insolvencia para personas naturales es la última salida para pagar todas tus deudas. Si estás considerando acogerte al procedimiento de insolvencia asegúrate de haber agotado otras opciones primero como: rediferidos, compras de cartera, consolidación de deudas, renegociaciones o reestructuraciones. 

Aquí te explicamos cómo obtener una segunda oportunidad para tus finanzas personales, después de un revés económico que no te permite atender tus obligaciones financieras de manera adecuada.

Recuerda que en Mis Finanzas Personales tenemos también un servicio especial de asesoría y acompañamiento en la Ley 1564 de 2012, o procedimiento de Insolvencia de Personas Naturales No Comeciantes.

Aquí encontrarás...

Qué es la Ley de Insolvencia para Personas Naturales

La Ley de Insolvencia es un proceso que te permite negociar tus deudas con las personas o entidades a las que les debes dinero. Esto se hace mediante un acuerdo que debes validar ante un conciliador autorizado. En caso de que no sea posible llegar a un acuerdo, o incumplas el que hayas hecho, podría ser necesario pagar con tus propios bienes. Una vez se resuelve tu insolvencia, podrás volver a empezar desde cero tu vida financiera.

Aquí no veremos los detalles más técnicos de la Ley de Insolvencia. Para esto, puedes solicitar nuestro servicio de asesoría para insolvencia de personas naturales. Sin embargo, vale la pena que tengas claro que el nombre de este proceso es: Procedimiento de Insolvencia para Personas Naturales No Comerciantes. También recuerda que la Ley 1564 de 2012, en su título IV, es la que lo reglamenta.

Qué es insolvencia económica

​Como vimos en nuestro Curso para Salir de Deudas​, la insolvencia es la situación en la que el total de las cosas que tenemos (nuestros activos) no alcanza para cubrir el total de lo que debemos (nuestros pasivos). Si además, el efectivo que tenemos mes a mes no es suficiente para cumplir con nuestros gastos y obligaciones (iliquidez), lo más probable es que no encontremos una solución para salir de deudas.

En esta situación, en la que no hay nada más que podamos hacer para normalizar nuestra vida crediticia, es que vale la pena considerar la insolvencia como una forma de volver a empezar en nuestras finanzas personales.

Quiénes pueden aprovechar el régimen de insolvencia en Colombia

  • Cualquier persona que no ejerza profesionalmente el comercio. Es decir, que no esté registrado como comerciante ante entidades como la Dian o la Cámara de Comercio.
  • Agricultores o ganaderos que no se hayan organizado como empresarios.
  • Artistas, servidores públicos, abogados, médicos, personas que se dediquen a profesiones liberales, pensionados, o amas de casa.

Dónde se puede acudir para un proceso de insolvencia de persona natural

Los procesos de insolvencia se pueden realizar en Colombia en alguno de estos lugares:

  • Cámaras de Comercio a nivel nacional
  • Notarías
  • Centro de conciliación autorizados para tal fin por el Ministerio de Justicia y del Derecho.
  • Centros de conciliación de las facultades de derecho de las Universidades autorizados.

No es necesario tener un abogado para solicitar acogerte al trámite de insolvencia para personas naturales. Sin embargo, sí existen pormenores del proceso para los que puede ser mejor estar bien asesorado. En Mis Finanzas Personales tenemos un servicio de acompañamiento y asesoría para que sepas si tu caso aplica para aprovechar la Ley 1564 de 2012.

Cuáles son los requisitos para declararse insolvente como persona natural

Las condiciones para ser admitido en un proceso de insolvencia de personas naturales no comerciante son los siguientes:

  • Haber incumplido el pago de dos o más obligaciones financieras (como deudor o codeudor).
  • Deberle a dos o más personas o entidades.
  • Haber dejado de pagar por más de 90 (noventa) días o tener procesos ejecutivos (demandas) en curso.

Si tenemos deudas en las que no nos hemos atrasado, es necesario que aquellas en las que sí, representen al menos la mitad del total de todo lo que debemos.

Cómo funciona la Ley de Insolvencia

Al declararnos en insolvencia, lo que haces es llamar a tus acreedores (sin importar que sean personas o empresas) y pedirles que lleguen a un acuerdo de pago propuesto por ti. La principal diferencia con otros acuerdos, como las reestructuraciones, es que aquí tienes la oportunidad de sentar a todas personas a las que les debes y hacer un acuerdo con todas al tiempo.

Este acuerdo debe ser validado por un juez y aceptado, al menos, por los acreedores a los que les debas más de la mitad de todas tus deudas. Mientras resuelves tu situación, cualquier proceso judicial relacionado con el cobro de tus créditos se detendrá.

Si logras un acuerdo, estarás en la obligación de cumplirlo. Si no lo cumples podrías intentar una segunda negociación de deudas. Es importante que si llegaras a necesitar un segundo acuerdo, lo cumplas. De lo contrario, el conciliador podrá dar por fallida la negociación y trasladarla a un juez para que declare la liquidación patrimonial.

En otras palabras, el riesgo de no cumplir tus acuerdos es que termines pagando con todos tus bienes.

Igualmente, si no llegamos a un acuerdo (en la primera o segunda oportunidad), el conciliador podrá declarar fallida la negociación y enviar el proceso a un juez para que decrete la liquidación patrimonial. En este caso, nuestros acreedores podrán pagarse con los bienes de los que dispongamos (apartamentos, carros, etc.). 

Una vez nuestros bienes han sido liquidados (aun si no tenemos bienes), las porciones de las obligaciones que no alcanzamos a pagar no podrán volver a ser exigidas. Es decir, si llegas a una liquidación patrimonial, sin importar si no tienes bienes, las deudas que no puedan pagarse con esto no te las podrán cobrar en el futuro.

Cuáles son las ventajas de la Ley de Insolvencia

Estar en ley de insolvencia tiene las siguientes ventajas:

  1. Se detiene el cobro de intereses corrientes, intereses de mora, honorarios de abogados, gastos de cobranza y costas de los procesos civiles en contra del deudor.  La persona que se acoge, negociará entonces con sus acreedores desde los capitales de las obligaciones.
  2. Se frenan los embargos.
  3. Puedes sentar a todos tus acreedores en la misma mesa para realizar un proceso de negociación.
  4. Tienes un plazo inicial de hasta 5 años para realizar el pago de tus obligaciones. Si no fuera posible en este tiempo, siempre que haya un acuerdo entre el deudor y los acreedores, este plazo se puede ampliar.
  5. No vas a recibir más llamadas, correos electrónicos, mensajes de texto ni llamadas a tus referencias solicitando el pago de las obligaciones.

Cuándo acudir al trámite de insolvencia

​En este caso la respuesta es una sola:

Cuando hemos intentado todo para pagar nuestras obligaciones, pero nuestra situación financiera nos impide acceder o cumplir con cualquiera de las opciones que hemos revisado anteriormente.

Qué sucede después de haberme declarado en insolvencia

  1. No podrás adquirir obligaciones financieras por un tiempo prolongado. Esto puede ser positivo para que logres hacer de nuevo tu planeación financiera, te capacites en Finanzas Personales y te asegures de no volver a caer en lo mismo.
  2. Tendrás que cumplir los acuerdos a los que hayas llegado con las entidades.
  3. No te podrán embargar tu salario, dado que con esos recursos es que vas a realizar los pagos de las obligaciones.

Vale la pena aclarar que para poder acceder al trámite de insolvencia no puedes haber cedido o vendido ningún bien en los seis meses anteriores al mismo; de lo contrario, el mismo podría sernos negado.

Cuánto cuesta acogerse a la Ley de Insolvencia para Personas Naturales

Las tarifas para hacer el proceso de Insolvencia de Personas Naturales no comerciantes están reguladas por el Minjusticia. La siguiente es la tabla de tarifas máximas autorizadas por el Ministerio. Sin embargo, estos costos pueden variar dependiendo del lugar en donde decidas realizar el proceso:

tarifas insolvencia persona natural

Ahora bien, la ley dispone que no tener dinero para pagar un abogado no debe ser obstáculo para iniciar el trámite de insolvencia. En este sentido, es posible ir directamente a un centro de conciliación autorizado y obtener la asesoría necesaria para evitar caer en “las garras” de personas y empresas que pueden ofrecerse a adelantar este tipo de acciones buscando únicamente sacarle dinero al deudor.

Recuerda que, por lo menos desde la Ley, no necesitas un abogado que te represente para acogerte a este procedimiento. Sin embargo, sí te recomendamos tener asesoría antes, durante y después del proceso.

Averigua muy bien las distintas opciones que existen de asesoría para trámites de insolvencia. Existen muchas que te costarán “un ojo de la cara” y no te aportarán nada que no puedas leer en la Ley.

Nosotros contamos con un acompañamiento personalizado para realizar este trámite, que puedes consultar en el siguiente enlace:

El objetivo de esta ley es permitirle a un deudor negociar con sus acreedores la posibilidad de pagar sus deudas en las condiciones que sus finanzas personales le permiten, a través de una conciliación. Se trata de un procedimiento que busca proteger al deudor, sobre la base de su buena fe, para permitirle normalizar su vida crediticia y lograr, eventualmente, la condonación total de los intereses de sus préstamos, los gastos de cobranza, los honorarios de abogados, entre otros.

Juan Camilo González Trujillo

Fundador de TranquiFinanzas y MisFinanzasPersonales.co Facilitador, investigador y experto en finanzas personales y educación financiera. Docente de la Facultad de Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Me he desempeñado como asesor del ICFES, de la OIM, del CID de la Universidad Nacional, Asobancaria, entre otros.

  • 1

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.